lunes, 14 de noviembre de 2016

30 puntos de equilibrio en la vida cristiana

30 puntos de equilibrio en la vida cristiana
1
Ten presente que Dios es Amor
Ten presente que Dios es Justicia
2
Camina con el amor de Dios (sigue su perdón)
Camina con la santidad de Dios (sigue su justicia)
3
Predica la gracia y misericordia de Dios (que lleva al agradecimiento)
Predica el Juicio y la ira de Dios hacia el pecado (que lleva al arrepentimiento)
4
Confía en que su gracia perdona tus errores
Permanece siempre siendo fiel hacia Dios
5
Se libre de la enfermedad
Se libre del pecado
6
Procura la sanación física
Procura la sanación espiritual
7
Recibe sus bendiciones terrenales
Recuerda sus bendiciones espirituales
8
Recuerda tus deberes como siervo de Dios
Recuerda tus derechos como hijo de Dios
9
Comparte sus enseñanzas
Aprende de sus enseñanzas
10
Habla de su verdad
Haz Su verdad
11
Predica en base a Su palabra
Actúa en base a Su palabra
12
Lee y escucha al respecto
Habla y escribe de Su Verdad
13
Recuerda que Él ama a los demás
Recuerda que Él te ama
14
Sé humilde hacia los demás
Se humilde ante Él
15
Sé sincero hacia los demás
Sé sincero ante Él
16
Crece en obediencia (obras)
Crece en conocimiento  (palabras)
17
Cree por fe  (una correcta teoría)
Actúa por fe  (una correcta práctica)
18
Habla con Dios en la oración
Escucha a Dios con la oración
19
Recuerda que Él te ha elegido
Recuerda que Él te da a elegir
20
Recibe las bendiciones de su parte
Da de tus bendiciones de su parte
21
Haz obras de caridad en Cristo
Predica sobre la cruz de Cristo
22
Dale pan a los hambrientos
Dale la Palabra de Dios a los hambrientos
23
Recibe la Palabra de Dios
Enseña la Palabra de Dios
24
Ten una relación personal con Jesucristo
Enseña a otros a ser discípulos de Jesucristo
25
Recuerda Sus promesas de Salvación y Gracia
Recuerda sus promesas de Juicio e Ira
26
Recuerda que Él recompensará a sus siervos
Recuerda que Él castigará a los pecadores
27
Ora por ti conforme a la voluntad de Dios
Ora por los demás conforme a la voluntad de Dios
28
Busca en Dios en tiempos buenos
Busca a Dios en tiempos malos
29
Busca a Dios en decisiones  grandes
Busca a Dios en cosas pequeñitas
30
Confía en las Escrituras (en la Biblia)
Confía en el Espíritu Santo (el Espíritu de Dios)

Notas:
2. Camina con el amor de Dios.
 Camina con la santidad de Dios.
En muchas de las iglesias modernas, a menudo hay un énfasis en lo más positivo de Dios, que en lo negativo. Es como si la gente quisiera escuchar un evangelio  rebajado o diluido con agua de la opinión popular; uno que no ofenda al público. Pero tal evangelio no es bíblico. Si el mensaje está mutilado, no es el evangelio.  David Pawson explica así: “La predicación se ha centrado más en ofreces perdón, que en ofrecer santidad… La predicación se ha centrado más en el presente trabajo de Jesús, en lo que Él hizo por nosotros, en vez de en lo que Él hace por nosotros. . . Lo que Cristo se lleva ha sido proclamado y aceptado. Lo que Él da en su lugar ha sido silenciado. Puede que esa sea la razón por la cual nuestras liturgias se centran más en ‘pecadores miserables’ que en ‘santos gozosos’.
27.  Ora por ti, conforme a la voluntad de Dios;
Ora por los demás, conforme a la voluntad de Dios.
Mientras ores por los demás, medita qué pasará contigo si no haces la voluntad de Dios. Medita que pasará con los demás si no hacen la voluntad de Dios.
30,
Confía en las Escrituras;
Confía en el Espíritu Santo.
En la actualidad, muchas iglesias modernas se enfocan sólo en la Biblia y no ponen atención a las cosas del Espíritu. Hay quienes tienen desconfianza de las cosas del Espíritu por las siguientes razones: o nunca han tenido una experiencia con el Espíritu Santo, o han llegado a desconfiar de cosas espirituales por culpa de falsos maestros.
Muchos religiosos (incluyendo los que se adhieren a la tradicional teología católica) enseñan que los dones de sanación, sueños, visiones, lenguas, expulsión de demonios y cosas semejantes han “cesado” de existir. Estos religiosos ‘cesacionistas’ dicen que Dios ya no hace estas cosas; que sólo los santos del pasado vivieron eso y Dios dejó de hacerlas. Que ‘ya no pasa’. No obstante, no podemos negar las verdades del Espíritu Santo malinterpretando o torciendo las Escrituras. La 1ª Carta a los Corintios deja en claro que Dios reparte (en tiempo presente) los dones del Espíritu para edificación.
Muchos desconfían de las cosas y dones del Espíritu porque han escuchado de iglesias carismáticas o pseudo-pentecostales donde los líderes han hecho cosas extrañas o se ha llegado a hacer grandes desordenes que no han provenido del Espíritu Santo. Muchos se han dejado llevar por sus emociones y sensaciones físicas y se han terminado desviando de las verdades escriturales esenciales.
La Biblia (las verdades de la Escritura) y la manifestación del Espíritu Santo (el Espíritu de Dios) no están peleadas. Toda la Escritura fue inspirada por el Espíritu Santo. El mismo Espíritu Santo que inspiró la Escritura, puede recordarnos las palabras de Jesús. Él lo dijo que el Espíritu Santo nos recordará todas las cosas que necesitamos. Las cosas que provienen de Dios nunca van a ser contrarias a la Escritura, pero la Escritura tampoco está en contra del Espíritu. El Espíritu Santo es el mismo, ayer y siempre, porque es el Espíritu de Jesús. Dios no cambia, y Él puede comunicarse con su pueblo igual que lo hacía en tiempos antiguos durante la formación de la primera Iglesia de los Hechos delos Apóstoles. Pero siempre lo va a hacer conforme a lo que revelado en la Biblia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario