sábado, 2 de enero de 2016

Frases del libro: "¿Así que no quieres ir a la Iglesia?"

Frases del libro '¿Con que no quieres ir a la iglesia?', (¿Así que ya no quieres ir a la iglesia?) de Jake (Jacobo) Colsen:

p. 72:
"La gran mentira de este universo quebrantado, es que no podemos confiar en Dios y que tenemos que ver por nosotros mismos. Esta es la mentira que atrapó a Eva. La serpiente la convenció de que no podía confiar en Dios [La convenció de que podía tener mejor final al confiar en alguien más]  Al no confiar en Dios, ella hizo lo que le parecía lo mejor para ella misma. Nuestros peores momentos vienen cuando arrebatamos para nosotros algo que el Padre no nos ha dado. Debemos vivir en SU fuerza, no en la nuestra".

"Si pensamos que la vida en Cristo es adquirir conocimientos, en vez de vivir en él, entonces haremos toda clase de cosas tontas. Los hijos saben cómo usar un tenedor porque lo aprendieron en la vida probablemente pusieron el tenedor en sus manos, cuidando que no se punzaran sus ojos. Después les ayudaron a llevar el tenedor a la boca y cuando tuvieron suficiente confianza de que no se iban a lastimar, los dejaron hacerlo solos. Vivir la vida de Jesús es mucho más que aprender a usar el tenedor o estar sentado en reuniones. Los niños aprenderán la verdad a medida que ustedes les ayudan a aprender a vivirla" 

p. 73:
Será más fácil pensar de ello como una familia al la que ustedes aman y no como una reunión a la que asisten.... Nos enfocaríamos más en nuestras relaciones que en nuestras actividades. Y se enfocarían más en su relación con Dios también. El es la primera relación. Toda experiencia valiosa en la vida entre ustedes, vendrá desde la vida en él".

"Pienso que es por eso que realmente deseamos hacer lo correcto en esta iglesia. Todos hemos desperdiciado tantos años en la iglesia institucional y no hemos encontrado la vida de Dios que deseamos".

p. 73: 
"Mientras vemos la vida de la iglesia como una reunión, perdemos su realidad y su profundidad. A decir verdad, las Escrituras nos dicen muy poco de cómo se reunía la primera iglesia. Pero encontramos bastante de cómo ellos compartían sus vidas juntos. Para ellos, la iglesia no era una reunión ni una institución, sino una familia viviendo juntos bajo el Padre... El reunirse no es el problema. Pero es demasiado fácil quedar atrapado en una forma de reunión que es artificial y contraproducente. Es por eso que ustedes se sienten incómodos".

p. 74:
"Estamos intentando recibir de nuestros hermanos y hermanas lo que no encontramos en el Padre mismo. Esto, con el tiempo será otro desastre. Nada de lo que hacemos juntos como creyentes podrá llenar nuestra falta de relación con Dios mismo. Cuando ponemos a la iglesia en este lugar, la convertimos en un ídolo y los demás siempre nos decepcionarán".

¿La Iglesia en casa es mejor?

"Lo que importa no es el lugar de reunión. Lo que importa es si ustedes están atrapados en juegos religiosos o si se están ayudando unos a otros a descubrir la relación increíble que Dios desea tener con nosotros".

¿Debes hacer esto o debes hacer aquello?

"Ciertamente hay cosas que son correctas y cosas que son equivocadas. Pero esto lo sabremos por cierto solamente en Jesús. Recuerden, ¡El mismo es la verdad! Nunca podrán seguir los principios de él, si no le siguen a Él primero. El seguir principios, no produjo que sus vidas se juntaran. Podemos observar lo que sucedió mientras ellos seguían a Jesús; pero copiar eso no producirá la misma realidad. Jesús no nos dejó un sistema; él nos dejó su Espíritu. El nos dio al Espíritu Santo como un guía, no como un mapa. Los principios por sí mismos no van a satisfacer tu hambre. Es por eso que los sistemas siempre prometen un avivamiento futuro que nunca llega. No pueden producir comunidad, porque están diseñados para mantener a la gente separada. Cada quien por su lado...
Cuando se mantiene la atención sobre los servicios o rituales, hace que la mayoría de los que asisten sean solo espectadores. Al establecer normas y motivar a la gente a conformarse a estas normas, solo se anima a la gente a aparentar algo que no son o a aparentar que saben más de lo que saben en realidad. Aquellos que quieren expresar preguntas y dudas, son disuadidos de hacerlo y la gente ya no sabe que hacer con los asuntos que están ocultando o encubriendo en sus corazones. Como consecuencia, las relaciones se vuelven falsas y superficiales y no lo que son en realidad. Cuando la gente se siente aislada, enfocan su energía aun más en sus propias necesidades y en lo que otros deberían hacer para satisfacerlas. Comienzan a pelear por el control sobre la institución, sea grande o pequeña, para que puedan lograr que los demás hagan lo que ellos piensan es lo mejor".

"Para que el sistema funcione, tienes que obligar a la gente con compromisos o en alimentar su vanidad y convencerles de que de todos los lugares, este es el mejor y mas grandioso lugar donde uno puede pertenecer. Por esto tantos grupos fomentan expectativas falsas que frustran a la gente y se enfocan solo en sus necesidades mutuas o incluso en sus habilidades, en lugar de enfocarse en Cristo, quien siempre esta presente".

"Es difícil mantener una ilusión de 'vida corporal' o vivir como el cuerpo de Cristo, cuando no se tienen actividades planeadas. Pero ahora, aquí tienen ustedes la oportunidad de descubrir una comunidad verdadera". 

"Las casas eran simplemente el lugar más práctico para vivir la vida juntos. El enfoque era Jesús, no el lugar".

p. 77:
"Cuando la gente depende de sus líderes, el pueblo de Dios se vuelve pasivo en su crecimiento espiritual. Esperamos que alguien más nos muestre cómo, o simplemente seguimos a alguien en la esperanza de que ellos están haciendo lo correcto. Jesús quiere tener esta relación personal contigo y quiere que tú participes de manera activa en este proceso... Él a menudo usará a otras personas para darte ánimo o para capacitarte en este proceso, pero las personas que Él usa no te dejaran que dependas de ellos. Nunca se atreverían a interponerse entre tú y la alegría más grande de esta familia -  una relación creciente con el Padre mismo".

p. 79:
"¿Somos buenos para escuchar la voz de Dios cada día?"
"¡Qué pregunta!", se rió Juan mientras se levantó. "Por supuesto que no, Roberto. Ninguno de nosotros es así de bueno. Pero me parece que estás haciendo la pregunta equivocada. Déjame plantearla así: ¿Es Jesús lo suficientemente grande para comunicarse contigo cada día? ¿Piensas que él es lo suficientemente grande para abrir tus ojos, vencer tus dudas y mostrarte su camino? ¿Podremos responder con un rotundo 'Sí'?"

p. 81:
"Sé fiel al trabajo que Dios esta haciendo en ti y ama a los demás, incluso cuando ellos te malentiendan". 

p. 82:
"La gente piensa que con juntarse en una sala, cantar unas canciones y compartir de la Biblia, ya han experimentado la vida de la iglesia. Si todo esto fue auténtico, quizás lo experimentaron. Pero frecuentemente, es solo una rutina y la gente se siente contenta con cumplirla; pero en realidad, no compartieron la vida de Cristo en absoluto".

p. 83:
"No se trata de enseñar, Jacobo. Se trata de vivir. Aprende a vivir esta vida y no terminarás con las personas con quienes la puedes compartir. Pero si tratas de enseñarlo primero, tu enseñanza se convertirá en un sustituto en lugar de vivirlo".

"Yo diría que confiar en Dios significa permitirle que Él haga todo lo que él desea. Si yo limito mi confianza a un resultado específico, yo solo intento manipular a Dios... Cuando crecemos en la confianza, podemos caminar con Dios a través de nuestras preocupaciones y decepciones y saber que Él tiene un plan diferente y mejor de lo que nosotros pensamos... Tú piensas solamente en lo que tú puedes hacer, Jacobo, [pero] hay mil maneras como Dios puede proveerte... El no prometió solucionar nuestros problemas con dos semanas de anticipación, solo un día a la vez, mientras caminamos en Él. Y Él nos dijo que estemos contentos con lo que Él provea".

p. 84:
"Tan solo porque alguien dice seguir a Dios, esto no significa que realmente lo hace. Mucha gente coloca el nombre de Dios sobre sus propios planes. Pero no permitas que esto te aleje de la realidad de que tú sí puedes vivir dentro de los planes de Dios".

p. 85:
"Esta es la manera como Dios gana tu confianza. Él no te pide hacer algo en contra de toda evidencia. Él solamente te pide seguirle, mientras tú miras como Él cumple su voluntad en ti. Y mientras haces esto, encontrarás que sus palabras y sus caminos te brindan más seguridad que tus mejores planes... Cuánto más le conoces a Él y a sus caminos, más libre serás de las influencias que te atan a tu propia sabiduría falsa. Al ver su sabiduría en tu vida durante los días siguientes, llegarás a saber cuán profundamente puedes confiar en él. Así encontrarás la libertad verdadera".

"Demasiada gente confunde la fe con la presunción. Están envueltos por sus propios planes; incluso citan las Escrituras exigiéndole a Dios que tiene que hacer lo que ellos quieren; y acaban desilusionados cuando Dios no lo hace. Pero Dios usará aun esta desilusión para invitarlos a una confianza verdadera que se basa en su obra creciente dentro de ellos".

"Mientras no confíes libremente en la provisión de Dios, Él no te encomendará a su pueblo. No pienses que tú eres el que tiene que proveer. Comprende esta lección, Jacobo. Vivir en la provisión de Dios es esencial en lo que Dios tiene preparado para ti. Aprende a vivir en lo que Dios coloca delante de ti, no en tus propios planes... El proveerá todo lo que necesitas, aunque quizás no lo hará de la manera como tú quieres".

"No conozco todo lo que Dios tiene para ti, Jacobo. Sigue avanzando un paso a la vez y sigue haciendo lo que sabes que tienes que hacer cada día. Con el tiempo, las cosas se aclararán".

No hay comentarios:

Publicar un comentario